los-problemas-de-sueno-que-tienen-las-mujeres-a-cada-edad-actifemme

Los problemas de sueño que tienen las mujeres a cada edad

Los problemas de sueño que tienen las mujeres a cada edad

Dormir bien es fundamental para garantizar el máximo bienestar. Cuando sentimos que no descansamos correctamente nuestro día puede ser abrumador, tenemos menos entusiasmo, concentración y hasta el sentido del humor cambia.

Diferentes estudios han demostrado que podemos padecer de ciertas dificultades relacionadas con el descanso. Ahora bien, ¿cuáles son los principales problemas de sueño que tienen las mujeres a cada edad? En las siguientes líneas daremos respuesta a esta pregunta, sigue leyendo para que los descubras.

los-problemas-de-sueno-que-tienen-las-mujeres-a-cada-edad-actifemme

Alteraciones del sueño según la edad

Los cambios hormonales suelen influir en el descanso. Las mujeres experimentan altos y bajos según su edad. Los niveles de progesterona y estrógenos fluctúan en cada ciclo menstrual, estos afectan tanto la capacidad de conciliar el sueño como de permanecer dormidas.

La adolescencia

Los adolescentes necesitan dormir alrededor de 10 horas al día. La menstruación aparece por primera vez más o menos a los 12 años. Las jóvenes que no duermen bien tienen mayores probabilidades de tener un menor rendimiento académico o padecer de otros trastornos como déficit de atención u obesidad.

Etapa de mayor fertilidad femenina

Previo a la llegada de la menstruación, las mujeres suelen padecer ciertos síntomas recurrentes de tipo físico, psíquico o emocional. Durante el síndrome premenstrual se producen diversas señales y una de las más destacadas tiene que ver con el cambio en el ritmo del sueño.

El embarazo

El metabolismo de la mujer cambia por completo mientras transcurre el embarazo. En el primer trimestre se produce un incremento importante de la progesterona y, en consecuencia, un mayor número de despertares. La somnolencia diurna suele aparecer.

La calidad del sueño mejora un poco durante el segundo trimestre. No obstante, en los últimos meses del embarazo las molestias podrían aumentar. La necesidad frecuente de orinar a menudo, el movimiento fetal, la dificultad para respirar u otros síntomas suelen perturbar las horas de descanso.

La lactancia

El sueño de la madre es más profundo, la succión del pecho es relajante y ayuda a dormir mejor. Sin embargo, está claro que la etapa de la lactancia puede ser agotadora. Las horas de descanso se interrumpen de manera constante para atender las necesidades alimenticias del bebé.

La menopausia

Los problemas para dormir bien son muy frecuentes durante la menopausia. Las mujeres menopáusicas suelen experimentar insomnio o apnea del sueño. Asimismo, los despertares a causa de los sofocos son muy comunes e interfieren en el oportuno descanso.

La vejez

Los adultos deben dormir entre 7 u 8 horas cada día. Muchas veces las enfermedades afectan la capacidad de dormir adecuadamente. En otros casos, la alteración se hace presente sin que exista ninguna patología específica, analizar las circunstancias vendría bien.

Sugerencias para tener un sueño reparador

Para tener un sueño reparador se recomienda:

  • Crear rutinas de descanso saludables y respetar los horarios. Preparar una habitación confortable.
  • Practicar ejercicio de manera regular.
  • Evitar el consumo de cafeína y limitar el uso de pantallas antes de la hora de dormir.
  • Buscar asistencia médica profesional para tratar los trastornos crónicos de sueño.

 

 

 

 


anorgasmia-orgasmo-mujer-salud-actifemme-ginecologia-tratamientos-fertilidad

La falta de deseo sexual en la mujer: anorgasmia y dolor en las relaciones

La falta de deseo sexual en la mujer: anorgasmia y dolor en las relaciones

Para algunas mujeres tener relaciones sexuales, lejos de significar un placer puede ser un momento de incomodidad y dolor, incluso una situación realmente desagradable. ¿A qué se debe esta condición? La dispareunia es el dolor que padecen algunas mujeres cuando tienen relaciones sexuales, una situación que no solo impide el orgasmo, sino que puede complicar la vida en pareja.

¿Qué es la anorgasmia?

Una de las razones de tener relaciones sexuales es sentir placer, disfrutar de un momento íntimo de entrega. Pero cuando esa acción se convierte en una experiencia dolorosa y desagradable para la mujer, el escenario es totalmente diferente al pensado.

En pocas palabras, se puede decir que la anorgasmia es la poca frecuente o inexistente capacidad de la mujer para tener un orgasmo.

Normalmente, el orgasmo femenino se da en diferentes intensidades y duraciones, todo depende del grado de estimulación en sus zonas erógenas. Diferentes estudios médicos y psicológicos han determinado que los problemas en la pareja, ciertas afecciones físicas, la ingesta de medicamentos, alcohol o drogas, e incluso inhibiciones personales debido a traumas en la infancia y adolescencia, o ciertas condiciones culturales, pueden ser algunas de las principales causantes.

En líneas generales, la anorgasmia o trastorno orgásmico femenino, no es más que la incapacidad de la mujer de lograr alcanzar el clímax durante una relación sexual.

orgasmo-salud-anorgasmia-genital-vaginal-mujer-actifemme

Algunos métodos para tratar la anorgasmia

Muchas mujeres entran en conflicto cuando sienten que no pueden disfrutar de su relación sexual ni llegar al orgasmo, lo que finalmente las lleva a sufrir un alto nivel de ansiedad que obviamente empeora la situación y se convierte en un círculo vicioso de falta de placer.

Esta anomalía no es infrecuente ni la mujer que la sufre ha de considerarla como una enfermedad incurable. Algunas recomendaciones para empezar el camino hacia alcanzar el placer tan anhelado son:

Autoexploración

Que una mujer aprenda a conocer su cuerpo y cómo se siente en cada punto que se acaricia, le ayudará a disfrutar y guiar a su pareja para que sepa tocar precisamente allí donde sabe que tendrá más placer.

Tener una buena comunicación con la pareja

Este punto es fundamental para todo problema de pareja, no solamente en el ámbito sexual. Si no existe comunicación entre ellos, no puede haber confianza. Decirle a la otra parte qué sucede, cómo se siente, qué le gusta y qué la excita es primordial para poder trabajar juntos en la búsqueda de ese placer esquivo.

Tener paciencia

Suele decirse que de la ansiedad solo queda el cansancio. En este caso, si no se tiene paciencia, es muy probable que llegue la frustración. Lo ideal es que el hombre le dedique tiempo a prodigar a la mujer todo lo que le gusta y le trae placer.

Juegos previos

Si habitualmente los juegos de seducción antes del coito pueden hacer que llegar al orgasmo sea más placentero e incluso lo multiplique, en el caso de una mujer anorgásmica son aún más necesarios. La adecuada estimulación de las zonas erógenas hace que la musculatura pélvica se relaje, las glándulas segreguen los fluidos indispensables para la lubricación y se minimice el riesgo de sufrir dolor en la penetración.

Terapia profesional

Ciertamente, es posible que algunos de estos consejos sean de gran utilidad, sin embargo, consultar con un especialista es esencial para tratar con ejercicios, psicoterapia y, si fuese necesario, con medicamentos, de ayudar a la mujer a dejar de lado ansiedades y frustraciones y lograr alcanzar el ansiado placer.

Datos estadísticos

A continuación detallamos algunos datos relevantes:

  • Aproximadamente de 10% a 15% de las mujeres jamás ha tenido un orgasmo. Las encuestas sugieren que hasta la mitad de las mujeres están insatisfechas con la frecuencia con la que alcanzan un orgasmo.

Fuente: Medline Plus

  • Los estudios realizados determinan que únicamente un tercio de las mujeres afirma alcanzar el orgasmo con regularidad, mientras que entre un 5 y un 10% nunca lo han experimentado.
  • Lo cierto es que apenas el 5% de los casos de anorgasmia tienen una causa orgánica identificable.
  • En cualquier caso, la anorgasmia tiene tratamiento y éste resulta eficaz en el 95% de los casos.

Fuente: sanitas.es


mujer-madura-apnea-menopausia

Las mujeres con apnea del sueño tienen más dolor articular en la menopausia

Las mujeres con apnea del sueño tienen más dolor articular en la menopausia

A la apnea del sueño se le conoce como un trastorno respiratorio muy frecuente y muchas veces crónico que ocasiona dificultades respiratorias al momento de dormir, tanto en mujeres como en hombres. Muchos especialistas confirman su incidencia en la menopausia, pero, además, sostienen que son las féminas las más afectadas debido a que tienden a sufrir más dolores articulares producto de los cambios hormonales.

En este espacio te explicaremos por qué este trastorno puede llegar a incrementar los dolores en las articulaciones en mujeres de avanzada edad y cuáles son sus principales desencadenantes.

mujer-apnea-menopausia-madura-salud-actifemme

Incidencia de la apnea del sueño en la menopausia

La disminución de estrógenos en la mujer produce la menopausia, trayendo consigo algunos problemas de salud: sofocos, resequedad vaginal, osteoporosis e incluso enfermedades cardiovasculares. Aun así, existen otras afecciones que pasan inadvertidas y no por esto dejan de ser importantes: la apnea del sueño.

Este trastorno, al entorpecer la respiración durante el sueño, ocasiona ronquidos fuertes con interrupciones silenciosas de entre 10 segundos y un minuto en el caso de los hombres. En las mujeres suelen ser menos habituales estos episodios, sin embargo, les produce durante el día somnolencia, dolores de cabeza, cambios de humor y hasta cambios graves en la presión sanguínea, lo que puede resultar fatal.

Su incidencia en la menopausia no solo tiene conexión con el aumento de peso sino también con los bajos niveles de estradiol que afectarían sus vías respiratorias, favoreciendo este trastorno.

Dolor en las articulaciones: otro efecto secundario

Según el estudio realizado por la revista de la NAMS (Sociedad Norteamericana de Menopausia) existe una relación bien significativa entre la apnea del sueño y el dolor articular.

Probablemente, se debe a que cada uno de sus tejidos contienen receptores de estrógenos y estos a su vez resultan importantes para la salud y el bienestar del cartílago, los ligamentos, los músculos, entre otros. Esto hace a las mujeres mucho más propensas a padecer dolores en sus articulaciones, en especial después del proceso de menopausia. Mientras más alta sea la dificultad respiratoria (apnea), las intensidades de los dolores aumentarán.

mujer-madura-apnea-menopausia

¿Por qué es fundamental la detección y tratamiento de la apnea?

Tal como lo mencionábamos, en las mujeres los síntomas de padecimiento de la apnea del sueño no suelen ser tan evidentes, más allá de los indicios matutinos que podrían estar provocándola.

Desde nuestra especialidad siempre recomendaremos a quienes se encuentran en este periodo fisiológico de la menopausia, pero además presentan dolores articulares, realizarse exámenes exhaustivos de trastornos respiratorios del sueño que ayuden a detectarla para minimizar de este modo los factores de riesgo (diabetes, enfermedades cardiacas, entre otras.) que pueden ser causantes de muerte en todo el mundo.

En la actualidad, este trastorno es posible ser diagnosticado por medio de una poligrafía respiratoria o polisomnografía hospitalaria efectuada con equipos portátiles altamente tecnológicos, siendo este, un instrumento de medición preciso y sensible usado para registrar respuestas fisiológicas como: ritmos cardiacos, frecuencia respiratoria, estimulación nerviosa, etc. en individuos con alto riesgo.  A futuro este proceso diagnóstico podría facilitarse tras la realización de un análisis simple de sangre.

Actifemme RESD3, para los sofocos en la menopausia, pero sobre todo un antioxidante de nueva generación.

Ayuda a combatir el envejecimiento celular, contribuye a aliviar los síntomas asociados a la perimenopausia y menopausia, disminuyendo la frecuencia e intensidad de los sofocos, y contribuye a la reducción del estrés oxidativo.

Favorece el correcto funcionamiento del sistema inmunitario, óseo y muscular. 

TECNOLOGÍA NANOTABLET que aporta máxima biodisponibilidad y absorción inmediata.