Los problemas de sueño que tienen las mujeres a cada edad

Dormir bien es fundamental para garantizar el máximo bienestar. Cuando sentimos que no descansamos correctamente nuestro día puede ser abrumador, tenemos menos entusiasmo, concentración y hasta el sentido del humor cambia.

Te puede interesar   Tratamiento de la Candidiasis | Ginecología Actifemme

Diferentes estudios han demostrado que podemos padecer de ciertas dificultades relacionadas con el descanso. Ahora bien, ¿cuáles son los principales problemas de sueño que tienen las mujeres a cada edad? En las siguientes líneas daremos respuesta a esta pregunta, sigue leyendo para que los descubras.

los-problemas-de-sueno-que-tienen-las-mujeres-a-cada-edad-actifemme

Alteraciones del sueño según la edad

Los cambios hormonales suelen influir en el descanso. Las mujeres experimentan altos y bajos según su edad. Los niveles de progesterona y estrógenos fluctúan en cada ciclo menstrual, estos afectan tanto la capacidad de conciliar el sueño como de permanecer dormidas.

La adolescencia

Los adolescentes necesitan dormir alrededor de 10 horas al día. La menstruación aparece por primera vez más o menos a los 12 años. Las jóvenes que no duermen bien tienen mayores probabilidades de tener un menor rendimiento académico o padecer de otros trastornos como déficit de atención u obesidad.

Etapa de mayor fertilidad femenina

Previo a la llegada de la menstruación, las mujeres suelen padecer ciertos síntomas recurrentes de tipo físico, psíquico o emocional. Durante el síndrome premenstrual se producen diversas señales y una de las más destacadas tiene que ver con el cambio en el ritmo del sueño.

El embarazo

El metabolismo de la mujer cambia por completo mientras transcurre el embarazo. En el primer trimestre se produce un incremento importante de la progesterona y, en consecuencia, un mayor número de despertares. La somnolencia diurna suele aparecer.

La calidad del sueño mejora un poco durante el segundo trimestre. No obstante, en los últimos meses del embarazo las molestias podrían aumentar. La necesidad frecuente de orinar a menudo, el movimiento fetal, la dificultad para respirar u otros síntomas suelen perturbar las horas de descanso.

La lactancia

El sueño de la madre es más profundo, la succión del pecho es relajante y ayuda a dormir mejor. Sin embargo, está claro que la etapa de la lactancia puede ser agotadora. Las horas de descanso se interrumpen de manera constante para atender las necesidades alimenticias del bebé.

La menopausia

Los problemas para dormir bien son muy frecuentes durante la menopausia. Las mujeres menopáusicas suelen experimentar insomnio o apnea del sueño. Asimismo, los despertares a causa de los sofocos son muy comunes e interfieren en el oportuno descanso.

La vejez

Los adultos deben dormir entre 7 u 8 horas cada día. Muchas veces las enfermedades afectan la capacidad de dormir adecuadamente. En otros casos, la alteración se hace presente sin que exista ninguna patología específica, analizar las circunstancias vendría bien.

Sugerencias para tener un sueño reparador

Para tener un sueño reparador se recomienda:

  • Crear rutinas de descanso saludables y respetar los horarios. Preparar una habitación confortable.
  • Practicar ejercicio de manera regular.
  • Evitar el consumo de cafeína y limitar el uso de pantallas antes de la hora de dormir.
  • Buscar asistencia médica profesional para tratar los trastornos crónicos de sueño.