retencion-liquidos-actifemme-diet-drenante

Cómo detectar y reducir la retención de líquidos

Cuando el cuerpo no logra eliminar el exceso de agua, surge la retención de líquidos o edema.

El cuerpo humano está formado por aproximadamente un 60% de agua. El agua es vital para ayudar al cuerpo a funcionar correctamente y es en gran medida responsable de disolver los nutrientes y eliminar los desechos. Cuando el cuerpo no logra eliminar el exceso de agua, surge la retención de líquidos o edema. La retención de líquido es a menudo temporal y es fácil de tratar, sin embargo, a veces puede ser un indicio de una condición médica grave. Si usted padece retención de líquidos que dura más de una semana, es importante consultar con su médico para determinar la causa de dicha retención y descartar un posible problema de salud. En el caso en que la retención de líquidos no sea el resultado de una condición médica grave, puede aliviarse rápida y fácilmente.

La retención de líquidos o edema significa que hay exceso de líquidos en los tejidos, lo que hace que el cuerpo se hinche, especialmente en las extremidades. La retención de líquidos a menudo es causada por el aumento de la presión arterial en las venas que se suma a la presión en los capilares. Los cambios irregulares en los vasos sanguíneos a menudo se asocian con los hábitos alimenticios.

Síntomas de la retención de líquidos

Entonces, ¿cómo podemos detectar si tenemos retención de líquidos?

En primer lugar, notaremos un aumento gradual de peso acompañado de una hinchazón de las extremidades, principalmente los tobillos hinchados y las piernas hinchadas, cansadas y más pesadas de lo normal.

Las manos son otra señal importante de retención de líquidos, lo más común es sentir que los anillos te aprietan o te cueste ponerlos y quitarlos.

La cara hinchada, sobre todo los mofletes y el contorno de los ojos, también puede ser otro síntoma de retención de líquidos.

Además, la hinchazón de la zona abdominal y la diminución de la micción son otros síntomas importantes a la hora de analizar la retención de líquidos.

Una manera de detectar si tenemos o no retención de líquidos es presionando suavemente la zona del cuerpo hinchada con una presión lenta y constante usando el pulgar. Si al retirar el dedo la piel tarda en volver a la normalidad nos está indicando una retención de líquidos. No obstante, es necesaria una evaluación médica para determinar la causa de la hinchazón.

Causas de la retención de agua

La mala alimentación suele ser una de las causas más frecuentes de retención de líquidos, sobre todo el exceso de sal. La retención de líquidos también está relacionada con la deficiencia de proteínas, la anemia y carencia de algunas vitaminas y minerales.

La retención de líquidos también puede ser debida a problemas circulatorios, insuficiencia cardiaca congestiva, enfermedades renales o hepáticas.

La falta de ejercicio físico, los desajustes hormonales, tanto menopáusicos como premenstruales, estar de pie durante periodos largos, el calor y ciertos medicamentos, pueden causar retención de líquidos.

Consejos para prevenir la retención de líquidos

Si el problema es la alimentación, lo principal es mantener una alimentación baja en sodio, las comidas con mucha sal o muchos condimentos favorecen la retención de líquidos.

El muy importante mejorar el consumo de proteínas de alta calidad, bien sean de origen vegetal o animal, así como proporcionar al organismo de los nutrientes que necesita para nuestra actividad diaria.

Evita el sedentarismo y comienza una rutina de ejercicios físicos. Mantener el cuerpo activo permite liberarse de toxinas y nos ayudará a acelerar el metabolismo.

El consumo de agua o infusiones de manera habitual te ayudará a disminuir la retención de líquidos.

Si trabajas sentado, te recomendamos que cada 30 minutos te levantes. Esto ayudará a evitar la retención en tus piernas, pies y tobillos.

Colocar las piernas en alto puede ayudarte a evitar la retención al conseguir una mejor circulación. También puedes elevar los pues de la cama para dormir con las piernas ligeramente elevadas y mejorar así la circulación.

Evita el alcohol y el tabaco, ambas sustancias con perjudiciales para el correcto funcionamiento del aparato circulatorio, hígado y riñones.

Puedes tomar 30 ml diarios de Actifemme® Diet Drenante, sin disolver antes del desayuno o disultos en 1,5 litros de agua y beber durante todo el día. Actifemme® Diet Drenante te puede ayudar a combatir la retención de líquidos, eliminar los gases y mejorar la digestión.

Actifemme® DIET Drenante, ayuda a la eliminación de líquidos, favorece la digestión y elimina y evita los gases

¿Eliminar la retención de líquidos?

Venta en farmacias

ACTIFEMME DIET DRENANTE

¡Compártelo con tus amigas!

Actifemme® DIET Quemagrasa, ayuda a eliminar las grasas acumuladas y a controlar las calorías que se ingieren con las comidas

¿Grasa acumulada?¿Sobrepeso?

Venta en farmacias

ACTIFEMME DIET QUEMAGRASA

Actifemme® Dúo, el primer tratamiento avanzado y completo para el picor vaginal, vulvovaginitis, Candidiasis vaginal.

¿Quieres acabar con el picor vaginal?

Venta en farmacias

ACTIFEMME DÚO